Su Mundo.

pau

  Sólo hacía falta mirarla a los ojos unos segundos para darse cuenta.

  Sus ojos no saben esconder secretos, no para mí, y aunque me despistaba su sonrisa, sabía que algo la estaba cambiando desde adentro, pero sonreía y me arreglaba el mundo, aunque estuviera rota..

Era capaz de cambiar la luna por el sol, de darme la suficiente confianza como para atreverme a acabar con todos los dragones de su cuento, de parar el tiempo y de hacerlo correr a la vez.

  A veces miraba calmada al horizonte fijamente, durante largos ratos, en silencio.., A veces cerraba los ojos para así sentir mejor y respirar la brisa que traía la espuma, como quien finalmente recibe la tan esperada carta de un amante destinado al frente..

  No había duda que se preguntaba que qué habría más allá, de qué color serían aquellas aguas, o cómo serían las puestas de sol en otros lugares, o si las caracolas también murmullaban secretos al oído, pero lo hacía con nerviosa emoción, casi con la misma del que está a punto de lanzarse a por un primer beso, porque aunque la asustara un poco, en el fondo sabía que era una cuestión inevitable el descubrirlo.. Luego suspiraba y sonreía,.. Y miraba otro rato más, mientras las rabiosas olas, que a medida que notaban su presencia se convertían en mansas aguas, agachaban la cabeza en gesto de sumisión y pleitesía cuando se acercaban a ella con timidez.. porque tenía esa fuerza, con solamente una sonrisa.

  En el fondo yo sabía que el mar la invitaba a nadar al interior de sus océanos y perderse en su infinito misterio, a descubrir los tesoros ocultos de sus cuevas, a dominar sus tormentas y a navegar las suaves olas de su cielo en calma,.. Su mundo era el mar y mi vida fue descubrirlo, pero sabía que su alma tenía un hambre imposible de saciar aquí donde estaba,.. Sin duda sintió que desde hacía algún tiempo, ese ya no era su sitio, su corazón latía tan fuerte que rompía las paredes queriendo salir corriendo sin parar, sin mirar atrás, y no podía negarse ese deseo, ese instinto,.. Y finalmente, una tarde, junto con la puesta de sol, cuando el cielo se teñía de un suave color anaranjado, me sonrió por última vez, se levantó y decidida volvió al mar, a donde yo ya no podía seguirla, al único lugar donde ahora encontraría paz, donde podría borrar con las olas y la sal, las huellas de las pisadas en su piel de arena, cantar las noches de luna llena con las ballenas y rescatar moribundos náufragos.. Quizás a mí algún día también..

  Hay historias que cuentan que algunas sirenas salieron del mar, para retar a los marineros más valientes a atreverse a adentrarse en sus mares. Esas sirenas que escaparon del mar ahora vuelven a él, tal vez solamente para dar envidia a las que no se atrevieron a ser libres.
Dime tú, por qué vuelves al mar, si no es para dar envidia, es acaso que eres sirena y no lo sabes?..

.. Porque sólo hacía falta mirarla a los ojos unos segundos para darse cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s