Café corto, por favor..

En mi loca epifanía no había cafés de despedida, sólo cervezas de conciertos, noches de juegos, cenas de velas y…

Su Mundo.

  Sólo hacía falta mirarla a los ojos unos segundos para darse cuenta.   Sus ojos no saben esconder secretos,…